Representantes del asediado gobierno de Moamar Gadafi sostuvieron conversaciones cara a cara con funcionarios de Estados Unidos sobre reparar los lazos entre los países, dijo el lunes el portavoz del gobierno libio.

Un funcionario del Departamento de Estado norteamericano confirmó que la reunión se realizó, pero dijo que era sólo para entregar el mensaje de que Gadafi debe renunciar y agregó que no se han planeado futuras reuniones.

La reunión se produjo después que Estados Unidos y más de 30 países reunidos en Estambul decidieron el viernes reconocer a los rebeldes que luchan contra el gobierno de Gadafi como los representantes legítimos del país, agregó el funcionario.

El portavoz libio Ibrahim Musa dijo a los reporteros en Trípoli que las conversaciones tuvieron lugar el sábado, pero se negó a decir dónde o cuáles funcionarios participaron.

"Este es un primer paso y queremos dar pasos adicionales", dijo. "No queremos quedar atrapados en el pasado, queremos seguir adelante todo el tiempo", dijo a los periodistas en los pasillos del hotel donde les exigen residir a los corresponsales extranjeros.

Se trató "un diálogo inicial" para examinar la reparación de las relaciones entre ambos países, las cuales dijo han sido afectadas por desinformación.

Estados Unidos fue un participante activo en los ataques aéreos de la OTAN contra las fuerzas libias desde el 19 de marzo, autorizados por una resolución de la ONU para proteger a los civiles libios del avance de las fuerzas de Gadafi.

Estados Unidos después entregó el mando de la campaña aérea a la OTAN y ahora juega un papel mayoritariamente logístico en los ataques.

El funcionario del Departamento de Estado dijo que el propósito de la reunión era transmitir un mensaje claro y firme de que la única manera de avanzar en Libia es que Gadafi renuncie. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a discutir públicamente la reunión.