La bolsa de Atenas subía hoy a media jornada un 0,63 por ciento, después de que dos bancos griegos suspendieran la más reciente prueba de solvencia europea.

Los títulos del ATE Bank, cuya mayoría se encuentra en manos del Estado, cotizaban a las 12.00 (09.00 GMT) en 0,61 euros, un 7 por ciento más que en la apertura, mientras que la acción del Eurobank estaba en 2,69 euros, con una bajada del 0,37 por ciento.

El Eurobank estuvo a punto de alcanzar la meta establecida por la prueba de resistencia al alcanzar un ratio de capital de máxima calidad del 4,9 por ciento (frente al 5 por ciento exigido).

Mientras, el ATE Bank se colocó en terreno negativo con un ratio del -0,8 por ciento, lo que equivale a una necesidad de capital de 713 millones de euros.

No obstante, esta entidad acababa de realizar una ampliación de capital por un valor de 1.260 millones de euros.

Por eso, el Banco de Grecia había destacado el viernes el buen estado de las entidades griegas y recordó que la prueba de resistencia no tuvo en cuenta las más recientes medidas tomadas por los bancos helenos.

Por su parte, el diferencial de la deuda griega a diez años en relación al "Bund" alemán se encontraba hoy en máximos con 1.494 puntos básicos.

Quedaba así reflejado el nerviosismo de los mercados ante la cumbre de emergencia convocada por la Unión Europea para el próximo jueves en Bruselas en la que debe decidir sobre cómo frenar el acoso a la deuda de varios estados de la zona del euro y sobre un nuevo paquete de ayuda para Grecia.