El Inter de Porto Alegre despidió el lunes a su entrenador Paulo Roberto Falcao, máximo ídolo en la historia del club, tras una gris campaña en el campeonato brasileño de fútbol.

El presidente del equipo colorado, Giovanni Luigi, afirmó que la destitución de Falcao, figura de la selección brasileña en la década de 1980, era inevitable frente a los malos resultados, coronados con una derrota 3-0 el domingo ante Sao Paulo.

"La decisión se dio por una suma de factores, entiendo que los restultados no se dieron y que el desempeño no era satisfactorio. La decisión tenía que ser tomada, era el momento de hacer el cambio", declaró Luigi citado en la página de internet del conjunto del sur de Brasil.

Eliminado de la Copa Libertadores de América, el Inter dirigido por Falcao continuó cosechando malos resultados en el inicio del torneo local, con tres derrotas seguidas ante Vasco, Corinthians y Sao Paulo.

Su mayor logro se dio en el primer semestre cuando logró ganar el campeonato gaucho, del estado sureño de Rio Grande do Sul, al vencer en la final a su archirrival Gremio.

El técnico había reclamado continuamente que su equipo era débil y necesitaba refuerzos, los cuales no llegaron a tiempo.

Junto con la salida de Falcao, el presidente del Inter adelantó que tiene listos tres refuerzos cuya contratación sería anunciada próximamente.

El Inter será dirigido por el entrenador de la selección Sub23, Osmar Loss, hasta que se contrate un técnico definitivo, adelantó Luigi.

Citó a otro ídolo del Inter como potencial candidato al cargo de entrenador: Dunga, ex técnico de la selección brasileña. Luigi elogió su experiencia, capacidad y liderazgo pero se limitó a señalar que "es uno de los entrenadores en el mercado".