General Motors (GM) anunció hoy que invertirá 328 millones de dólares para modernizar la planta de montaje que tiene en la localidad estadounidense de Flint y donde se producirá la próxima generación de camionetas pesadas de las marcas Chevrolet y GMC.

GM dijo que la inversión permitirá mantener o crear unos 150 puestos de trabajo y es parte de un gasto global de 2.000 millones de dólares en 17 plantas estadounidenses que el fabricante anunció el pasado mayo.

La planta de Flint emplea en la actualidad a 2.047 personas y produce las camionetas Chevrolet Silverado y GMC Sierra, los vehículos más pesados de la categoría.

El segmento de las camionetas pesadas es uno de los más disputados y rentables del sector.

GM dijo que los nuevos modelos 2011 de camionetas pesadas le han permitido ganar un 2,4 % de cuota de mercado en los cinco primeros meses del año. Ahora, las camionetas pesadas de GM representan un 36 % de las ventas de la categoría.

Pero el diseño del principal vehículo de GM en el segmento, el Chevrolet Silverado, se remonta a 2007, por lo que el fabricante estadounidense está trabajando en una profunda renovación del modelo.

Los principales rivales del Silverado son el Ford Super Duty y el RAM HD del Grupo Chrysler.

La segunda generación del Ford Super Duty apareció en 2008, pero este año el fabricante realizó una extensa modernización de su exterior y dotó a la camioneta de nuevos motores para hacerla más competitiva.

Por su parte, el actual RAM HD se encuentra en su cuarta generación, diseñada en 2008.

En 2010, GM vendió unos 370.000 Silverado y alrededor de 130.000 GMC Sierra.