Un transbordador espacial estadounidense abandonó el martes por última vez en su historia la estación espacial internacional, para encaminarse a la Tierra y pondrá fin a una historia de 30 años que vio llegar y marcharse a astronautas a la órbita por más tiempo que cualquier otra nave espacial de cohete estadounidense.

El Atlantis soltó amarras de la Estación Espacial Internacional la madrugada del martes cuando ambas naves flotaban a 400 kilómetros (250 millas) sobre el Pacífico y se separaron, pero esta vez será para siempre.

Lo único que le falta al transbordador espacial y su tripulación para completar su misión es regresar a la Tierra antes del amanecer del jueves. Su regreso a la Florida marcará el fin de la era de los transbordadores espaciales de la NASA.

A modo de despedida, la estación orbital rotó 90 grados para ofrecer imágenes nunca vistas del complejo espacial. La tripulación del transbordador, de cuatro integrantes, sobrevolarían alrededor de la estación con cámaras listas en ambas naves para filmar el hito histórico.

El momento fue muy emotivo tanto en órbita como en el centro de control de la misión. La campana naval a bordo de la nave espacial sonó tres veces en el momento en el que el Atlantis retrocedía lentamente.

"El Atlantis está partiendo de la Estación Espacial Internacional por última vez", anunció el astronauta de la estación espacial, Ronald Garan Hijo. "Los vamos a extrañar chicos. Buen viaje".

El comandante de la misión del transbordador Christopher Ferguson agradeció a los seis habitantes de la base orbital por su hospitalidad y luego agregó: "Nunca olvidaremos el papel que jugó el transbordador espacial en su creación. Como un padre orgulloso, estamos anticipando que vienen cosas grandes a futuro. Buen viaje, Estación Espacial. Hagan que nos sintamos orgullosos".

Los controladores de vuelo disfrutaron de las imágenes duales de televisión del transbordador, las últimas que se verán desde la órbita y de la estación. El centro de control de la misión la llamó la segunda mejor vista de la Tierra.

"Se debe de ver bastante espectacular", dijo Ferguson.

Y así fue: El Atlantis flotaba serenamente contra un vacío negro en el espacio, con su compartimento de carga abierto completamente y la estación espacial con sus enormes alas solares destellaban la luz dorada del sol.

El Atlantis pasó 8½ días en la estación espacial y dejó detrás de sí suministros suficientes para un año, una medida de seguridad en caso de que los contratistas comerciales tuviesen demoras en lanzar sus propias naves de carga. También dejó un modelo conmemorativo de la nave a escala y una bandera estadounidense que voló en la primera misión de los transbordadores en 1981. Fue la 37ma misión de los transbordadores, en más de 12 años, dedicada a construir y a darle mantenimiento a la base orbital, la mayor estructura que jamás haya orbitado al planeta.

El Atlantis se unirá al Discovery y al Endeavour en su retiro después de su misión de 13 días, el 135 para el programa de transbordadores y los tres serán exhibidos en museos. En total, los transbordadores pasaron 276 días (o cerca de 40 semanas) anclados en la estación.