La audiencia del caso por homicidio involuntario contra el lanzador Alfredo Simón fue aplazada el lunes debido a la ausencia de testigos de la fiscalía.

"Los testigos del ministerio público no asistieron y por eso se suspendió la audiencia hasta el 18 de octubre", informó Dinora Diloné, abogada de Simón a The Associated Press.

Simón, de 29 años, es acusado de haber disparado y matado a Michael Castillo Almonte, de 25 años, y herido a su hermano Starlin Castillo, de 17 años.

"Siempre hemos dicho y entendido que Alfredo Simón no tiene ninguna responsabilidad en el hecho que se le imputa. El ministerio público no tiene ninguna prueba seria para comprometer la responsabilidad de Simón. Confiamos en que todo quedará esclarecido", agregó Diloné.

El lanzador de los Orioles viajó a Puerto Plata desde Estados Unidos y estaba presente en la audiencia. Según Diloné, el derecho regresa a Baltimore en la tarde para unirse al conjunto que se enfrenta a los Medias Rojas de Boston.

Simón, de 29 años, tiene marca de 2-2 y 4.36 de efectividad en la temporada y ha hecho dos aperturas consecutivas en la rotación de Baltimore. El sábado pasado tiró siete entradas y permitió solo dos carreras en la victoria sobre los Indios de Cleveland.

El caso de Simón es el más reciente de violencia en el que se ven involucrados peloteros dominicanos en el receso de invierno de las Grandes Ligas.

En noviembre del 2009, Angel Villalona, prospecto de los Gigantes de San Francisco, fue apresado por la muerte a balazos de Mario de Jesús Valette. El caso está pendiente en la justicia dominicana aunque Villalona está libre bajo fianza.

En el 2008, Ambiorix Burgos, ex lanzador de los Mets de Nueva York, fue acusado de arrollar dos mujeres con su vehículo, pero posteriormente salió en libertad.