La eliminación de Brasil de la Copa América no descarrilará los preparativos de la Verdeamarela para el Mundial de 2014 en el que será anfitriona, afirmó el lunes el técnico Mano Menezes.

El timonel cree que Brasil mejoró durante el campeonato a pesar de caer el domingo ante Paraguay en una definición por penales, y espera que el equipo vuelva a brillar pronto como en sus mejores tiempos.

"Brasil no tropezará en 2014", afirmó. "Será fuerte".

Brasil fracasó en su intento por ganar su tercer título seguido de la Copa América y se despidió del torneo con apenas un triunfo en cuatro partidos.

La canarinha tuvo problemas en el arranque, debutando con un empate 0-0 con Venezuela, pero mejoró gradualmente hasta su duelo contra Paraguay, que terminó sin goles y perdió en una definición en la que sus cuatro ejecutores fallaron sus penales.

Sin embargo, Brasil generó numerosas ocasiones de gol durante los 120 minutos del tiempo reglamentario y los alargues, y si no ganó en ese tiempo fue por las atajadas milagrosas del portero paraguayo Justo Villar.

"Tenemos que entender que mejoramos", señaló Menezes. "Contra Paraguay, jugamos nuestro mejor partido, por mucho. Siempre queremos ganar, y el resultado es importante, pero no podemos olvidar que el domingo jugamos muy bien".

Brasil también brilló en la victoria 4-2 sobre Ecuador en su último encuentro por la fase de grupos. Su otro resultado fue un empate 2-2 con Paraguay.

Menezes, quien reemplazó a Dunga tras la eliminación de Brasil en los cuartos de final del Mundial del año pasado, intenta inyectar sangre nueva a la selección para el torneo de 2014.

La Copa América es la mayor prueba de Menezes hasta ahora. El entrenador convocó una mezcla de veteranos y varios prometedores jóvenes como Neymar, Paulo Henrique Ganso y Alexandre Pato, la base de las elección para el próximo Mundial.

"Tenemos que ser cuidadosos en nuestra evaluación, porque acabamos de ser eliminados de una competencia", señaló Menezes. "Si hubiésemos ganado, sería distinto. Hicimos algunos cambios importantes en este primer año, y no podemos apurar nuestras conclusiones. Tenemos que tratar de proteger a estos jugadores que todavía tienen el potencial de jugar en 2014. La experiencia nos dicta que vamos por buen camino".

Menezes aseguró que no le preocupa perder su trabajo, a pesar de la reacción negativa en Brasil tras la eliminación.

"Me criticarán al igual que a todos los técnicos cuando no ganan", señaló Menezes. "Creo que no ayudaría tener un cambio (de técnico). Argentina viene haciendo cambios y ya vimos que no resolvió nada".

Argentina también fue eliminada en cuartos de final.