Robin Soderling fue profeta en su tierra por segunda vez en tres años al conquistar el domingo el título del Abierto de Suecia al vencer 6-2, 6-2 al español David Ferrer en la final.

El sueco, quinto del ranking mundial y campeón del torneo en 2009, se adjudicó su cuarto título de la temporada.

Soderling borró del mapa a Ferrer, a quien no le dio respiro al quebrarle cinco veces el servicio. El español logró un quiebre, pero la efectividad de su primer saque fue de apenas 50%.