Rebekah Brooks, ex directora de los periódicos del magnate Rupert Murdoch en Gran Bretaña, fue arrestada el domingo por la Policía como parte de su investigación de un escándalo de escuchas telefónicas y sobornos por parte del desaparecido tabloide dominical News of the World, informó la prensa británica.

La Policía se limitó a decir que una mujer de 43 años fue detenida en una comisaría de Londres luego de ser citada el domingo.

Ella estaba siendo interrogada bajo sospechas de asociación ilícita para interceptar comunicaciones telefónicas y sobornar a policías a cambio de información.

La Policía londinense no identifica a los sospechosos hasta que se les imputan cargos. Sky News y la BBC identificaron a la sospechosa como Brooks, la ex directora del periódico sensacionalista News of the World que renunció el viernes como directora de News International, la división de News Corp. en Gran Bretaña.

La Policía ya había arrestado a otras nueve personas que están conectadas con el imperio británico de los medios de comunicación de Murdoch para interrogarlas sobre los señalamientos de que News of the World intervino ilegalmente los correos de voz de los teléfonos de cientos de celebridades, políticos, periodistas rivales e incluso víctimas de asesinato. Nadie ha sido encausado todavía de cargos.

El último arresto se produce apenas dos días antes de Brooks compareciera ante una comisión parlamentaria que investiga el caso. Rupert Murdoch y su hijo James también fueron citados para prestar declaración.

Brooks fue la directora del tabloide entre 2000 y 2003, cuando ocurrieron algunos casos de escucha telefónica ilegal, pero ella siempre ha dicho que no sabía que esa actividad estaba pasando. Muchos de quienes trabajaban allí han reaccionado con escepticismo a sus alegatos.

En una comparecencia ante legisladores en 2003, Brooks admitió que News International sobornó a policías para obtener información. Esa admisión de posible actividad ilegal fue cuestionada escasamente y, en ese momento, recibió poca atención.

La detención también representa más presión sobre el primer ministro, David Cameron, un amigo y vecino de Brooks. Cameron se ha reunido con ella muchas veces y alguna vez la invitó a quedarse en su residencia oficial de campo.

Cameron ya está en la mira por haber contratado a Andy Coulson como su jefe de comunicaciones. Coulson renunció como director de News of the World después que dos empleados fueron encarcelados por corrupción en 2007.

Coulson dimitió de Downing Street en enero después que la Policía reabrió la investigación de intercepción ilegal de comunicaciones. Fue arrestado e interrogado la semana pasada antes de ser puesto en libertad bajo fianza.

Entretanto, Murdoch publicó el domingo un segundo anuncio en sus periódicos para prometer que News Corp. reparará el daño causado por el escándalo de espionaje telefónico que sacude a su compañía mundial de medios.

El desplegado en varios periódicos británicos, titulado "Arreglando lo que estaba mal", dice que News Corp. colaborará en la investigación policial sobre el espionaje telefónico y aseguró que "no habrá lugar donde se puedan esconder" los que hayan actuado mal.

"Quizá nos tome cierto tiempo reconstruir la confianza, pero estamos decididos a cumplir las expectativas de nuestros lectores, colegas y socios", afirma el mensaje.

La publicación se difundió luego de un comunicado de plana completa que apareció en la edición del sábado de varios periódicos y que decía "Lo lamentamos".

Todo forma parte de una campaña de arrepentimiento con la que Murdoch se esfuerza por apaciguar un escándalo que ya obligó a cerrar uno de los principales periódicos británicos, le costó el empleo a dos de los altos ejecutivos del magnate y dio al traste con el sueño de éste de conseguir el control total de British Sky Broadcasting, una lucrativa televisora vía satélite.

La semana pasada, Murdoch cerró el tabloide dominical News of the World, de 168 años de existencia, después del escándalo. El domingo fue el primero en Gran Bretaña en el que el popular tabloide sensacionalista dominical no apareció en los puestos de periódicos.

Murdoch abandonó su puja para conseguir el control total de BSkyB, en tanto que renunciaron a sus cargos dos de sus ejecutivos principales, Les Hinton, director del Wall Street Journal, y Rebekah Brooks.

Sin embargo, sus críticos dicen que no es suficiente. El líder de la oposición británica propuso la aprobación de nuevas leyes que impidan a un solo hombre de negocios tener una participación tan grande en los medios nacionales de difusión.

El líder del Partido Laborista británico, Ed Miliband, dijo que Murdoch tiene "demasiado poder" y su imperio de medios británicos debería ser reducido de tamaño.

Tras el cierre del News of the World, Murdoch aún posee tres periódicos británicos: The Sun, The Times y The Sunday Times, además de una participación de 39% en BSkyB.

"Creo que tenemos que examinar la situación en la que una persona pueda poseer más de 20% del mercado de medios noticiosos, la plataforma Sky y Sky News", dijo Miliband al rotativo The Observer.

"Creo que no es saludable porque está claro que la acumulación de poder en una sola persona ha propiciado abusos de poder dentro de su organización. Si uno quiere reducir al mínimo los abusos de poder, entonces ese tipo de concentración del poder es francamente muy peligrosa", apuntó.

El viceprimer ministro Nick Clegg coincidió en que es necesario una mayor pluralidad en los medios de difusión.