Hombres armados y con explosivos amarrados al cuerpo mataron el domingo a un asesor cercano al presidente Hamid Karzai y a un miembro del parlamento en otro ataque insurgente contra el círculo íntimo del líder afgano.

Jan Mohamed Khan era un asesor de Karzai en asuntos tribales y era cercano al presidente. También pertenecía, como el mandatario, a la etnia pastún.

Su muerte, por la que el Talibán se atribuyó la responsabilidad, ocurrió menos de una semana después del asesinato de Ahmed Wali Karzai, medio hermano del presidente y uno de los hombres más poderosos en el sur de Afganistán.

Dos hombres que portaban chalecos suicidas con bombas y armas de fuego atacaron la casa de Khan en el distrito de Karti Char, en el oeste de Kabul, dijo el general Zahir Wardak, funcionario del Ministerio de Defensa. Khan, quien desde 2002 hasta marzo de 2006 fue gobernador de la sureña provincia de Uruzgán, dominada por los pastunes, fue baleado junto con el legislador de Uruzgán Mohamed Ashim Watanwal, dijo el funcionario.

La policía mató a uno de los atacantes antes de que pudiera detonar sus explosivos, mientras el otro seguía atrincherado dentro de la vivienda, dijo el jefe de la unidad de investigación de la policía de Kabul, Mohamed Zahir. Un miembro de la unidad antiterrorista de la policía también murió, agregó. El atacante que sobrevivió estaba sólo en la casa, dijo Zahir.

Por otra parte, tropas de la OTAN y Afganistán mataron el domingo al menos a 13 talibanes en el este afgano, después de que un tiroteo nocturno concluyó con un ataque aéreo a una construcción en la que los milicianos se habían refugiado, informaron las autoridades.

El capitán Justin Brockhoff, un portavoz de la coalición, dijo que el combate comenzó durante una operación nocturna enfocada en un líder talibán en el distrito de Kuz Kunar, en la provincia de Nangarhar.

Los rebeldes atacaron a una fuerza conjunta, compuesta por soldados afganos y de la coalición, y rechazaron las peticiones de que evacuaran la instalación, agregó.

Dijo que el enfrentamiento terminó el domingo con un ataque aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Aseguró que no hubo víctimas entre los civiles ni las fuerzas de seguridad, e indicó que los insurgentes estaban armados con ametralladoras, fusiles de asalto y granadas propulsadas por cohetes.