El gobierno del estado de Río de Janeiro calcula que necesita 438 millones de dólares para prevenir futuros deslizamientos como los que mataron a 1.000 personas este año en una región montañosa.

El departamento de obras públicas del estado tiene un plan para pavimentar las carreteras, reforzar las laderas de montañas empinadas y comprar equipos con el fin de reconstruir áreas destruidas, reportó el periódico O Globo el domingo.

El vicegobernador del estado Luiz Fernando Pezao dijo que está buscando fondos federales para el proyecto.

Los derrumbes y las inundaciones provocados por fuertes lluvias en enero devastaron varias comunidades en las montañas del estado de Río. Unas 20.000 personas perdieron sus casas.