El papa Benedicto XVI pidió hoy la urgente ayuda de la comunidad internacional para aliviar a los damnificados de la grave sequía que vive la zona del Cuerno de África durante el rezo dominical del Ángelus, celebrado en Castel Gandolfo, donde se encuentra pasando las vacaciones.

"Con profunda preocupación sigo las noticias que llegan desde la región del Cuerno de África, en especial de Somalia, afectada por una gravísima sequía, y en otras zonas, de fuertes lluvias, que están causando una catástrofe humanitaria. Muchas personas están huyendo en busca de alimentos y de ayudas", recordó Benedicto XVI.

"Espero que crezca la movilización internacional para enviar urgentemente ayuda a nuestros hermanos y hermanas ya gravemente afectados, y entre los que se encuentran muchos niños. Espero que no falte a estas poblaciones que sufren nuestra solidaridad y el apoyo de todas las personas de buena voluntad", añadió el pontífice.

La ONU ya ha alertado de que la situación en vastas zonas de Somalia, Kenia, Eritrea y Yibuti es dramática y que al menos once millones de personas en esa región necesitan asistencia alimentaria debido a la sequía que padece, la peor en varias décadas.