Decenas de miles de italianos están manifestando a través de cartas a los periódicos, blogs en Internet y grupos en las redes sociales su indignación ante el plan de ajuste aprobado por el Gobierno el pasado viernes, que aumentará los gastos a las familias, pero que no ha recortado los costes de la política.

Algunas de las medidas de este plan de ajuste, con el que se pretende recaudar cerca de 70.000 millones en cuatro años para aliviar la deuda pública, entran hoy en vigor y con ellas ha estallado la rabia de los italianos.

Desde hoy los italianos tendrán que pagar 10 euros por cada visita a un médico especialista, así como 25 euros por los servicios de urgencias que no sean de gravedad.

Los analistas han calculado además que el plan de ajuste aumentará la presión fiscal sobre las familias, que tendrán que pagar una media de 500 euros más cada año.

Por ello, la rabia de los italianos crece cuando se ha sabido que los recortes a los costes de la política han desaparecido prácticamente del proyecto de ley inicial.

Antes de la votación en el Parlamento fueron eliminadas dos enmiendas, que preveían un ahorro de 82 millones, y con las que estaba previsto reducir una de las pagas extra de los parlamentarios.

La enmienda preveía adecuar la paga extra de los parlamentarios italianos, cerca de 11.000 euros, a la media de los 17 países de la zona euro, sobre los 5.000 euros, sin embargo se decidió finalmente que fuese una media con los seis principales países de la Unión Europea por lo que el recorte ha sido mínimo,

También desapareció la norma con la que se suspendían las pensiones vitalicias a los parlamentarios que han mantenido el cargo durante pocos meses y que suponen cerca de 218,3 millones de euros anuales.

Las únicas medidas incluidas en el plan de austeridad para recortar los gastos, y a partir de la próxima legislatura en 2013, son la limitación en el uso de los vuelos de Estado, salvo a los presidentes del Gobierno, de la República y de la Cámara Baja y Alta, y la restricción en los coches oficiales a los 1.600 centímetros cúbicos.

"Los italianos solo perciben una cosa en este momento: que los políticos gozan de privilegios estilo Luis XVI", se lee en uno de los comentarios dejados en la página web del partido gubernamental, Pueblo de la Libertad.

Un italiano que asegura ha sido despedido tras 15 años de contratos basura como empleado en el Parlamento ha creado un grupo en la red social Facebook en el que está desvelando los privilegios de los políticos y ya cuenta con cerca 30.000 inscripciones en menos de 24 horas.

En su página está publicando documentos que prueban los privilegios de los políticos, como una lista de las ventajosas tarifas telefónicas para los parlamentarios, así como los despilfarros al asegurar que los barberos que trabajan en el Parlamento cobran 11.000 euros al mes.

Estos beneficios ya fueron contados en algunos libros que consiguieron un gran éxito de ventas como "La Casta", pero la falta de recortes a los costes de la política en el plan de ajuste ha vuelto a encender los ánimos de los italianos.

"Esta no es democracia, Que se vayan todos a casa. Todos, mayoría y oposición", escriben en Internet.

Algunos partidos en la oposición como Italia de los Valores (Idv) ha tachado el plan de ajuste de "vergüenza" al no recortar "las decenas de miles de millones de despilfarro en la política" y aumenta los impuestos a las familias.