Un fiscal argentino criticó el domingo un comunicado en el que Irán ofrece su ayuda para resolver el peor ataque terrorista cometido en Argentina, aunque el gobierno declaró poco después que la actitud constituye un "avance positivo" por parte de las autoridades de aquel país.

Alberto Nisman declaró que el ofrecimiento del gobierno de Irán es tan solo palabras vacías a menos que entregue a los iraníes sospechosos de haber cometido el ataque con explosivos en la AMIA, un centro judío de Buenos Aires, que mató a 85 personas el 18 de julio de 1994.

Un comunicado emitido el domingo por el Ministerio del Exterior de Irán se refiere al aniversario del atentado el próximo lunes y dijo que el país condena el terrorismo. También manifestó su simpatía por las familias de las víctimas y agregó que quiere ayudar a resolver el caso.

El comunicado dice que los ciudadanos iraníes han sido injustamente acusados y tiene el deber de defenderlos.

La cancillería argentina reconoció a través de una comunicación pública el domingo que no ha recibido ninguna confirmación oficial de parte de las autoridades iraníes, pero señaló que en caso de confirmarse constituiría "un avance inédito y muy positivo de las autoridades de la República Islámica de Irán en la causa AMIA".

"Argentina ratifica que la ley y la justicia son el único camino que deben seguir las sociedades y sus gobiernos para combatir el terrorismo internacional", dice el comunicado, que agrega que está a la espera de "recibir la comunicación oficial" de parte de las autoridades de Irán sobre la colaboración ofrecida.