Si Brasil realmente le apuesta a Neymar, Ganso y su joven camada para ganar el Mundial que organizará en 2014, más vale que empiecen a madurar pronto.

La Verdeamarela exhibió serias deficiencias, especialmente a la hora de definir los partidos, y fue eliminada el domingo en los cuartos de final de la Copa América por una veterana selección paraguaya que se impuso en una definición por penales.

Esa definición desde los 12 pasos fue un microcosmo del desempeño de los pentacampeones mundiales: no atinaron un solo penal, con tres remates desviados por metros, y otro atajado por el arquero paraguayo Justo Villar.

Después de 120 minutos de dominio total, los nervios le fallaron al scratch. Y Neymar y Ganso, considerados como los pilares de la selección para 2014, culminaron el encuentro en la banca.

"Perdimos ante un equipo que no ganó un partido todavía y que sin embargo llegó a las semifinales", declaró el técnico de Brasil Mano Menezes. "El fútbol es así y tenemos que aprender a vivir con eso y no comprometer el trabajo que hemos hecho. Al mismo tiempo, hay que ver qué es lo que tenemos que mejorar".

Menezes le apostó todo a sus jóvenes figuras, que dieron algunos chispazos de su genio, pero también dejaron mucho que desear con altibajos en su rendimiento.

Se fueron de la Copa con el mismo balance que Argentina: una sola victoria y tres empates, eliminada por penales en los cuartos de final. Los argentinos cayeron ante Uruguay en esa instancia.

Neymar desperdició varias jugadas de gol y Ganso se vio poco y nada. Menezes terminó sacando también a otro integrante de la camada joven considerado un referente, Alexandre Pato.

"Es importante mantener la calma después de una derrota, y evitar pensar que todo fue negativo", comentó Menezes. "Mejoramos después de un comienzo difícil en la competencia, y seguiremos trabajando duro para conseguir buenos resultados en el futuro".

Los problemas brasileños se avizoraron desde el arranque.

Un partido contra Venezuela que hacía soñar a la canarinha con un comienzo ideal terminó en una pesadilla: un empate sin goles, la primera vez que la Vinotinto le arañó un punto a Brasil en una Copa América.

Acto seguido empató 2-2 con Paraguay gracias a un gol de Fred en el último minuto.

Aseguró su clasificación venciendo 4-2 a Ecuador con dos goles de Neymar y dos de Pato. Pero no pudo doblegar a los paraguayos en los cuartos de final pese a tenerlos encerrados en su arco.

"Con la forma en que jugamos hoy, nunca vi un resultado tan injusto en toda mi carrera", declaró el volante brasileño Ramires.

El técnico de Paraguay Gerardo Martino dijo que no se puede juzgar el trabajo de Menezes y de la selección por este partido.

"¿Qué se va a analizar de este partido? Brasil jugó bien", expresó. "Ganamos de cu... (suerte)".