El arresto del ladrón de un dibujo de Picasso en San Francisco llevó a las autoridades a encontrar un verdadero tesoro dentro de un apartamento de Nueva Jersey.

La policía cree que Mark Lugo es responsable de al menos ocho robos cometidos desde junio que suman más de 600.000 dólares en obras de arte, incluyendo un dibujo de 350.000 dólares del artista francés Fernand Leger. Las piezas que desaparecieron en siete robos fueron recuperadas tras una redada en la casa de Lugo en Hoboken, Nueva Jersey, que se realizó mientras esperaba a ser acusado formalmente por el octavo robo en San Francisco.

Lugo, de 30 años, se declaró inocente el viernes de cargos de robo mayor, robo en domicilio y posesión de propiedad robada, por presuntamente hurtar el dibujo de Picasso "Cabeza de mujer" de 1965.

Los trabajadores en la Galería Weinstein reportaron que un joven tomó descaradamente de una pared la obra valuada en más de 200.000 dólares y salió caminando tranquilamente el 5 de julio. En los videos de seguridad de un restaurante cercano, un hombre que coincide con la descripción de Lugo aparece caminando con el dibujo bajo el brazo.

El robo de otro Picasso en la Galería William Bennett en Manhattan también ocurrió de manera similar.

El ladrón entró a la galería en horas laborables el 27 de junio, descolgó la pieza de la pared y salió caminando con un raro grabado en aguafuerte titulado "Escultor y dos cabezas" valuado en 30.000 dólares, dijo William Ledford, asociado administrativo de la galería.

"Tenemos una instalación de Picasso en la planta baja y él simplemente entró en ella y retiró la pieza de la pared", dijo Ledford. "Soho (el barrio donde se encuentra la galería) es una zona comercial céntrica y todos traen bolsas con sus compras. Lo que suponemos es que colocó el grabado en una bolsa y se marchó".

Al día siguiente ocurrió algo parecido en el lujoso hotel Carlyle.

La pieza de Leger de 1917, "Composición con elementos mecánicos", desapareció de un corredor en el vestíbulo del hotel cerca de las 3 de la madrugada el 28 de junio, de acuerdo con Christina Warner, subdirectora de la Galería Helly Nahmad, que había prestado el dibujo al hotel.

"Tiene mucha confianza en sí mismo como para poder hacer eso", dijo Warner.

Además, Lugo parece tener buen gusto.

Los policías que realizaron la redada dentro de su apartamento dijeron que las piezas robadas estaban exhibidas en su casa y al parecer no planeaba venderlas.

"El Picasso estaba colgado de su pared", dijo el sargento Edwin Pantoja, de la policía de Hoboken. "Los otros estaban a la vista por todo su apartamento. Tenía una bonita galería".

Lugo trabajaba en restaurantes lujosos de Manhattan, como Per Se, donde estuvo en la cocina de 2005 a 2006, dijo el vocero del restaurante Gerald San José. Este rechazó hacer otras declaraciones más allá de decir que el sospechoso dejó el trabajo en buenos términos.

Según la policía el arte no es el único gusto refinado de Lugo.

El acusado también trabajaba como catador de vinos y enfrenta cargos en Nueva Jersey por presuntamente robar 6.000 dólares en vino de la vinatería Gary's Wine & Marketplace en abril.

Lugo aparece en cámaras de seguridad llevándose dos botellas de 2.000 dólares de Chateau Petrus Pomerol cosecha 2006 el 25 de abril, dijo Robert Lesnick, gerente de prevención de robo en la tienda de Nueva Jersey. No obstante, regresó cuatro días después y se robó otra botella, con la misma ropa, señaló.

"Este tipo tiene el hábito de robar", dijo Lesnick. "Tiene buen gusto, aparentemente, pero no deja de ser un ladrón".

Las autoridades en Nueva Jersey y Nueva York tendrán que esperar para enjuiciar a Lugo, quien permanece en una prisión de San Francisco, sin pagar la fianza de cinco millones de dólares que le fue asignada. Fue arrestado después de que la policía lo siguió hasta un hotel de Napa, donde apareció el Picasso, sin su marco y listo para ser enviado a otro lugar.

En la acusación formal de Lugo el viernes, el juez Samuel Feng rechazó una solicitud de la defensa para que se redujera la fianza, señalando la naturaleza "descarada" del crimen y argumentando que el acusado representa una amenaza para la seguridad pública. También le ordenó que entregara su pasaporte.

El abogado de Lugo, Douglas Horngrad, argumentó que la fianza era demasiado alta por la atención que generó la "prensa sensacionalista".

"Hay casos de homicidio en este país en los que la fianza no es de cinco millones de dólares", dijo Horngrad.

Pero los fiscales argumentaron que ésta es apropiada, pues Lugo está acusado de crímenes que ocurrieron en varios estados.

Horngrad dijo después a los reporteros fuera de la corte que revisará si su cliente sufre de algunos "problemas psicológicos".

El abogado argumenta que la evidencia muestra que los presuntos robos cometidos por Lugo "hablan más de un arranque de energía compulsiva que de alguien que tiene la habilidad y la inteligencia para robar esas pinturas".

Lugo regresará a la corte en agosto.

___

Hawley reportó desde Nueva York. La periodista de The Associated Press Colleen Long contribuyó con este despacho desde Nueva York.