La policía boliviana destruyó en un día alrededor de un centenar de laboratorios de cocaína y pozas de maceración de coca en una misma zona del departamento de Santa Cruz (este), fronterizo con Brasil y Paraguay, informaron hoy fuentes oficiales.

Fuentes de la fiscalía y la policía indicaron a los medios que ese es el resultado preliminar de la operación que comenzó el viernes y continúa hoy en la zona cruceña de Yapacaní, vecina de la región cocalera de Chapare del departamento de Cochabamba (centro).

El jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico de Santa Cruz, coronel Fernando Amurrio, indicó hoy a Efe que las operaciones continuarán el fin de semana y dará un informe el lunes, aunque los medios citan el centenar de laboratorios ya intervenidos.

La fiscalía de Santa Cruz informó que inicialmente se detuvo solo a 13 personas pues otros implicados huyeron de sus viviendas cuando vieron llegar a los policías que también confiscaron drogas y armas.

Los policías señalaron a los canales de televisión que la zona de Yapacaní "está infectada" por el narcotráfico por su vecindad con el Chapare, la mayor región productora de la planta de coca de Bolivia, donde están las bases sindicales del presidente Evo Morales.

Los agentes hallaron los laboratorios de cocaína y las pozas de maceración de coca, que es la materia prima de esa droga, en los patios traseros de las casas y a escasos metros de los pueblos.

El jueves, la policía realizó otro operativo en la ciudad de Santa Cruz y detuvo a una decena de peruanos, acusados de narcotráfico, lavado de dinero, secuestro y asesinato.

En Bolivia, tercer productor mundial de cocaína tras Colombia y Perú, se confiscaron más de diez toneladas de esa droga en el primer semestre de 2011 y han sido capturadas en ese periodo más de 1.600 personas por narcotráfico, la mayoría peruanos y colombianos.