El español Alberto Contador se mostró satisfecho de la etapa de hoy, sábado, del Tour de Francia en la que apenas cedió tiempo con el resto de los favoritos para la victoria final en la ronda gala, pese a que no tuvo buenas sensaciones.

"No se puede decir que haya estado bien, porque bien es ganar. No me gusta esta forma de correr, es muy diferente a la mía, pero las cosas son como son y por unas cosas u otras no corro como me gusta", aseguró, al término de la décimo cuarta etapa, en Plateau de Beille.

"Hoy no he tenido mal día, me he visto mejor y espero que día a día vaya mejorando y que en los Alpes esté totalmente recuperado y pueda empezar a recuperar tiempo", agregó.

"Las sensaciones no han sido buenas, pero hoy no he tenido muchas dificultades y eso me anima para las próximas etapas", comentó.

Contador destacó que le siguen pasando factura los problemas de los primeros días, frente a sus rivales que han tenido días más tranquilos.

"Ellos han tenido un principio de Tour sin ningún problema y yo he tenido caídas, problemas... además, el calendario no ha sido el más idóneo para afrontar con garantías una carrera como el Tour", indicó.

El madrileño se mostró escéptico con respecto a la táctica de los hermanos Frank y Andy Schleck que no han aprovechado la montaña para distanciar al australiano Cadel Evans.

"Así tendrán más difícil la victoria", dijo Contador.

También destacó al francés Thomas Voeckler, que ha aguantado el liderato. "Sabemos que es un ciclista que se agarra, pero el día que reviente perderá mucho tiempo. Si revienta", afirmó.