Los exámenes a cinco futbolistas de Corea del Norte revelaron la presencia de esteroides en la Copa Mundial femenina, en el mayor escándalo de dopaje en ese deporte en casi dos décadas.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo el sábado que después que se detectaron los esteroides en las pruebas de dos jugadoras durante el torneo hace algunos días, se examinó al resto de la escuadra y se hallaron otros tres casos positivos.

"Esto es una conmoción", dijo Blatter en una conferencia de prensa. "Nos enfrentamos a un caso de dopaje muy, muy negativo".

El anterior caso de dopaje en un torneo importante sobrevino en la Copa Mundial de 1994 en Estados Unidos cuando el argentino Diego Maradona fue expulsado por la presencia de estimulantes en su examen.

Por otra parte, la arquera suplente de Colombia, Yineth Varón, ha sido suspendida por fracasar en una examen fuera de competencia justo antes de la Copa Mundial debido a un tratamiento hormonal. Había sido el primer caso de dopaje en la historia de la Copa Mundial para mujeres.

La FIFA se reunió con un dirigente de la delegación norcoreana, quien le dijo que los esteroides fueron ingeridos accidentalmente junto con medicinas tradicionales chinas para tratar a jugadoras que se vieron afectadas por la caída de un rayo el 8 de junio durante un entrenamiento en su país.

El caso pasará ahora al comité disciplinario de la FIFA. Los jugadores, sean varones o mujeres, enfrentan una suspensión de hasta dos años por dichas infracciones.

Blatter dijo que la federación norcoreana "nos escribió y presentó sus excusas. Dijeron que un rayo fue el responsable".

Las defensoras Song Jong Sun y Jong Pok Sim dieron positivo a la presencia de esteroides después de los primeros dos partidos de grupo de Corea del Norte y fueron suspendidas para el tercer partido. Las coreanas fueron eliminadas en la primera rueda después de perder con Estados Unidos y Suecia y empatar con Colombia.

Los nombres de las otras tres será difundido más adelante, dijo la FIFA.