El presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, se sometió a unas pruebas médicas después de sufrir una caída en el baño y golpearse en la cabeza, informan hoy los medios de comunicación.

Berlusconi, quien apareció ayer con la cara hinchada durante la votación en la Cámara de los diputados del plan de ajuste, explicó que la noche del jueves se había resbalado mientras se duchaba.

Tras la votación, Berlusconi regresó a Milán para someterse a algunos controles, entre ellos una tomografía (TAC), en el hospital San Raffaele.

Su médico personal, Alberto Zangrillo, aclaró que el primer ministro italiano sufrió un ligero traumatismo craneal, pero sin consecuencias, y que se cayó en el baño antes de irse a dormir porque estaba algo cansado.

Zangrillo añadió que Berlusconi sufrió una fuerte contusión en la región occipital y mandibular, pero que se le han suministrado sólo analgésicos.

Berlusconi reapareció ayer en la Cámara Alta después de varios días alejado de la escena pública para asistir a la votación de un importante plan de ajuste.