La victoria sobre Colombia aumentó la ilusión de Perú de clasificarse a su primera Copa Mundial en más de tres décadas.

"Dimos un gran paso no sólo en la Copa América, sino hacia el Mundial", declaró el técnico de Perú, Sergio Markarián. "Nada va a unir al fútbol peruano como esto"

Fue una victoria contra todo pronóstico. Colombia había sido uno de los mejores equipos de la primera ronda y Perú había llegado sin demasiadas expectativas. Terminó último en las eliminatorias de Sudáfrica 2010 y no trajo a sus dos mejores delanteros, Claudio Pizarro y Jefferson Farfán.

Sin embargo, sobrevivió a la primera ronda y supo manejar su partido ante Colombia, anotando dos goles en el alargue y sobreviviendo a un penal, que erró Radamel Falcao.

"Creo que todos han entendido que este equipo lo va a dar todo", señaló Markarián.

El uruguayo fue contratado para limpiar la imagen del fútbol peruano, tras su desastroso desempeño en las pasadas eliminatorias y los problemas de disciplina que presentaban algunos de sus jugadores.

El éxito en esta Copa América, en la que Perú fue tercero del Grupo C, ya es una notable mejoría, sobre todo tomando en cuenta que Markarián tuvo que convocar a jugadores de emergencia para reemplazar a Farfán y Pizarro.

William Chiroque, una pesadilla para la zaga colombiana el sábado, es uno de esos jugadores que Markarián llamó a última hora y que respondió con creces.

"Es un plantel muy unido. Cualquiera que juegue acepta el papel que le toca", señaló Markarián. "Esto es maravilloso, nadie se ha quejado, todo el mundo va a muerte".

Markarián, que pasó por el fútbol peruano como técnico de Universitario de Deportes y Sporting Cristal, recordó la gran tradición que tiene el fútbol de ese país.

"Siempre se dijo que el fútbol peruano estéticamente fue siempre bonito, y a mí personalmente me enloqueció trabajar cuatro años allí", expresó.

Sin embargo, reconoció que "con la selección la apuesta era a la eficiencia. Lo estético queda de lado".