Al menos siete reos murieron hoy y 59 más se fugaron de una cárcel de Nuevo Laredo, urbe del estado mexicano de Tamaulipas fronteriza con Estados Unidos, informaron hoy a Efe fuentes del gobierno estatal.

Datos preliminares apuntan a que los hechos sucedieron esta mañana a partir de una riña que se habría desatado en el Centro de Ejecución de Sanciones (Cedes) número 2 de esta urbe fronteriza con Laredo (Texas, EE.UU.).

Hay al menos cinco heridos de consideración y una cifra "indeterminada" de lesionados, indicó el gobierno del estado, ubicado en el noreste de México.

Por el momento hay siete guardias de la cárcel que no han sido localizados en sus puestos en el penal, que acogía a presos condenados por delitos federales y del fuero común.

En los últimos meses el estado de Tamaulipas ha sido escenario de enfrentamientos armados entre sicarios del cártel de Los Zetas y del del Golfo.

Ambas organizaciones se disputan palmo a palmo el control de las rutas de droga hacia Estados Unidos y de armas procedentes de ese país hacia México.

Además, Tamaulipas ha sido escenario de varios secuestros masivos de indocumentados que cruzan México rumbo a Estados Unidos, o de mexicanos que se dirigen a la frontera que en ocasiones han sido interceptados y victimados por grupos criminales.

El caso más grave de los recientes ocurrió a fines de agosto en el municipio de San Fernando, donde 72 cadáveres fueron encontrados en un rancho, aparentemente asesinados por sicarios de Los Zetas.

En las últimas semanas más de un millar de soldados mexicanos se han desplazado a Tamaulipas en apoyo de las autoridades locales, estatales y municipales, para contrarrestar a la delincuencia organizada.