Dos hombres fueron sentenciados a cadena perpetua por secuestrar a un hombre que residía en el oeste de Texas, cuyo cadáver apareció con las manos amputadas en Ciudad Juárez, México.

Los fiscales dijeron que un cártel mexicano del narcotráfico contrató a César Obregón Reyes y a Rafael Vega para sacar a una persona de su vivienda en el condado de El Paso, en septiembre, por un acuerdo fallido de drogas.

Obregón Reyes fue sentenciado el viernes, en la corte federal en El Paso, a dos cadenas perpetuas por varios cargos, incluido el de secuestro. Vega fue sentenciado un día antes a cuatro cadenas perpetuas.

Los fiscales dijeron que los convictos secuestraron a Sergio Saucedo cuando estaba con su familia y lo llevaron a Juárez, donde se le encontró muerto días después en un camino vecinal. Las manos amputadas se le habían colocado en el pecho.