El veterano pelotero dominicano David Ortiz, de los Medias Rojas de Boston, y el lanzador Kevin Gregg, de los Orioles de Baltimore, recibieron la mala noticia al concluir el Juego de las Estrellas que han sido suspendido con cuatro partidos por su participación en la pelea del pasado fin de semana.

Ortiz, que al concluir la pelea, dijo que todo "había acabado" no contaba con la decisión de la oficina del béisbol de las Grandes Ligas que hoy, jueves, hizo el anuncio oficial de la suspensión.

Además de la suspensión de los cuatro partidos ambos jugadores tendrán que pagar una considerable multa económica que no ha sido dada a conocer.

Ninguno de los dos jugadores tampoco quiso hablar del dinero que les tocará pagar, pero si admitieron que era "considerable" y para preocupar.

Ortiz durante la octava entrada en su turno al bate, con un "out" en la pizarra y corredor de los Medias Rojas en tercera base, recibió tres pelotas muy cerradas por parte de Gregg y se fue a buscar al montículo al relevista de los Orioles, lo que motivó que las banquillos de ambos equipos se desocupasen y llegasen al diamante, aunque al final no hubo enfrentamiento.

El veterano toletero dominicano volvió a la caja de bateo y falló con elevado al jardín central, y cuando regresaba por la línea de la primera base para ir al banquillo, Gregg comenzó a señalarlo y a gritar.

Ortiz respondió a Gregg y los dos comenzaron a lanzarse golpes como si fuese dos boxeadores. Las bancas y bullpens se vaciaron otra vez para comenzar la pelea colectiva.

"Este es un tipo que siempre lanza a la cara y no tiene intención de meter bien las pelotas", denunció Ortiz al día siguiente. "Él hace un montón de lanzamientos en el interior, y estoy bastante seguro de que estaba tratando de golpear, no hay duda sobre eso".

Al margen de la posición que mantuvieron ambos peloteros al concluir el incidente, la nueva realidad es que tendrán que sufrir las consecuencias tanto deportivas como económicas que le van a perjudicar en el plano personal y de equipo.

Junto a ellos, el lanzador Mike González, de los Orioles, también fue suspendido con tres partidos por haber golpeado a Ortiz en el sexto episodio del partido disputado el pasado domingo, y una multa de 1.500 dólares.

La acción de González llego después que ya había un aviso por parte de los árbitros con relación a la manera como estaba lanzando.

El piloto de los Orioles, Buck Showalter tampoco podrá dirigir al equipo por un partido y recibió una multa por su comportamiento durante el incidente.

El lanzador de los Orioles Jim Johnson y el receptor de los Medias Rojas, Jarrod Saltalamacchia, recibieron sendas multas por el comportamiento agresivo durante el incidente.

Mientras que el abridor John Lackey, de los Medias Rojas, fue multado por golpear intencionalmente al primera base de los Orioles, Derrek Lee, durante el partido del pasado sábado.

Gregg y González ya han solicitado la apelación lo que le permitirá jugar hasta que se estudie su caso, mientras que Ortiz podrá hacer lo mismo o de lo contrario tendrá que comenzar a cumplir con la suspensión a partir de mañana, viernes.