El noruego Thor Hushovd ganó el viernes la 13 etapa del Tour de Francia, superando al francés Frenchman Jeremy Roy tras ganar terreno en la bajada de la recta final.

Roy pensó que se había asegurado la primera victoria en una etapa del Toyur en su carrera cuando aceleró en la base del ascenso a Col d'Aubisque. Pero no pudo resistir los embates de Hushovd y David Moncoutie, quien rebasó a Roy casi en la mate y finalizó segundo.

"Realmente no pensé que iba a ganar esta etapa", dijo Hushovd. "Hice las cosas bien tácticamente".

El pelotón, que incluyó el líder general Thomas Voeckler, iba detrás casi nueve minutos cuando Hushovd completó el tramo de 152 kilómetros (95 millas) de Pau a Lourdes.

Habiendo trabajado duro en el ascenso, Roy tuvo que mantenerse cautelosos en el descenso de 41 kilómetros (26 millas) hasta el final. Roy tuvo un momento difícil cuando un fanático se acercó demasiado y lo rozó con una bandera, haciéndole girar bruscamente a la izquierda. Pero aún así pareció tener asegurado el triunfo hasta que Hushovd comenzó a atacar agresivamente en el descenso.

"Es cierto que descendí muy bien", dijo Hushovd. "Yo sabía que tenía que hacerlo. Fue excelente".

Hushovd había alcanzado a Moncoutie cuando restaban apenas 24 kilómetros, y ambos e tomaron turnos tratando de reducir la distancia con Roy, que lidereaba por 1 minuto y 10 segundos a 19 kilómetros de la meta.

La brecha quedó reducida a 18 segundos con 9,6 kilómetros por correrse y Hushovd alcanzó a Roy a 1,6 kilómetros del final.

Roy, de 28 años, había finalizado segundo en una etapa en el Tour del 2008.

"La decepción es demasiado grande, va a ser difícil de aceptar", dijo el francés. "Es muy duro para mí. Sólo cuenta la victoria".

Hushovd había lucido la camiseta amarilla de líder previamente en la carrera luego que Garmin-Cervelo ganase la prueba contra reloj por equipos en la 2 etapa, y Voeckler se la arrebató e la novena etapa.

Los principales contendientes del Tour, el campeón defensor Alberto Contador, de España, y Andy Schleck y Cadel Evans, se retrasaron un poco, conservando energía para la etapa de montañas el sábado.

Ninguno de los principales rivales ganó tiempo ante los otros, y no hubo una repetición del jueves, cuando un cansado Contador perdió 13 segundos respecto a Schleck y Evans.