Al menos 59 reos se fugaron de una prisión en el estado norteño fronterizo de Tamaulipas, luego de un enfrentamiento entre internos que dejó siete muertos.

El gobierno de Tamaulipas señaló el viernes en un comunicado que los hechos se registraron en un penal de Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con Estados Unidos, en donde también se detectó que cinco custodios de la prisión abandonaron su servicio.

El gobierno estatal señaló que hubo un enfrentamiento en la prisión, conocida como Centro de Ejecución de Sanciones Número 2, sin que informara las causas.

El penal es el mismo del que en diciembre de 2010 se fugaron 153 reos, en el mayor escape de presos en la historia reciente de México. Por este hecho fueron detenidos 41 custodios por su presunta participación.

El gobierno de Tamaulipas aseguró que la situación se controló en la prisión y se reforzó la vigilancia exterior por parte de militares y policías federales, que también colaboran en la búsqueda de las personas evadidas.

El centro penitenciario tiene registrada una población de 1.238 presos.

Tamaulipas, uno de los estados más afectados por la violencia del narcotráfico, ha enfrentado en los últimos años diversos problemas con las prisiones, incluidas fugas masivas.

Autoridades locales han vinculado los problemas en las prisiones a la dificultad para manejar a reos procesados por delitos federales.

Otros escapes masivos se han registrado en los últimos meses en otras prisiones de Tamaulipas.

En distintos momentos las autoridades federales han dicho que ciertas fugas se explican porque los carteles de las drogas buscan recuperar algunos de sus miembros, ante las dificultades para encontrar nuevos reclutas.