La canciller alemana, Angela Merkel, sigue "muy atentamente" el discurrir de la crisis de la deuda de Estados Unidos y confía en que las negociaciones entre la administración del presidente Barack Obama y los republicanos lleven "a un buen acuerdo".

Así se expresó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, ante una pregunta sobre las expectativas de Berlín a ese respecto, en su reunión regular con los medios este viernes.

Obama instó ayer a los líderes republicanos a esforzarse por alcanzar un acuerdo a lo largo de este fin de semana para resolver la crisis de la deuda que vive EEUU.

El presidente de EEUU precisa un consenso rápido con los republicanos para elevar el techo de la deuda antes del 2 de agosto, fecha en que caduca el anterior límite de 14,29 billones de dólares y en la que, por tanto, Estados Unidos entrará en suspensión de pagos por primera vez en su historia.

La situación de la deuda estadounidense ha aumentado el nerviosismo en los mercados financieros internacionales, de por sí turbulentos por la persistente crisis de la deuda griega y las amenazas de contagio en los países periféricos de la eurozona.