Casey Anthony pasaba el sábado su último día en la cárcel y se preparaba para un futuro incierto, después de permanecer casi tres años tras las rejas.

Funcionarios de una cárcel del condado de Orange tenían previsto liberar a Anthony en algún momento del domingo, bajo circunstancias no reveladas. Los expertos en asuntos legales han dicho que probablemente Anthony será liberada en la oscuridad de la noche, y que la defensa tratará de mantenerla lejos de la atención de la prensa.

Ello podría resultar difícil: Más de una decena de camiones de la televisión se encontraban ya frente a la prisión para el mediodía del sábado, aunque por lo demás, había tranquilidad en la instalación. Numerosos reporteros y camarógrafos llegarían más tarde, y los canales locales de la TV planean una transmisión en directo a partir del sábado por la noche.