La euforia por acudir al concierto que el ex-Beatle Paul McCartney ofrece hoy en el estadio de los Yankees de Nueva York ha disparado el precio de sus entradas hasta precios astronómicos, por lo que una silla en primera fila se cotiza en internet por cerca de 10.000 dólares.

El legendario músico tocará por primera vez en la casa del popular equipo de béisbol neoyorquino, aunque en 1965 ya supo lo que era tocar en un gran estadio de la Gran Manzana tras el concierto que ofreció junto a los Beatles en el Shea Stadium, hogar del equipo rival de los Mets, ante cerca de 55.000 espectadores.

En solitario, el músico británico acudió de nuevo en 2009 al estadio de los Mets, en aquella ocasión en el remodelado Citi Field, pero esta vez le toca al hogar de los Yankees acoger a McCartney, que con el concierto de esta noche da el pistoletazo de salida a una gira por estadios deportivos en Estados Unidos y Canadá.

Con ese recorrido, apodado "On The Run", el ex-Beatle va a pasearse por el Comercial Park de Detroit, el Bell Centre de Montreal (Canadá), el Wrigley Field de Chicago y el The Great American Ball Park de Cincinnati.

El fanatismo de sus seguidores, que llevó a añadir una segunda fecha en el estadio neoyorquino este sábado, ha provocado que las mejores entradas se revendan en internet por precios desorbitados, de forma que en la página "ticketnetwork" se ofrecen cuatro entradas en primera fila de la platea por 9.215 dólares cada una para la función de esta noche.

Esa cifra dista mucho de los precios a los que originalmente salieron a la venta las entradas, que iban desde un precio mínimo de 34 dólares hasta uno máximo de 279,5, pero que se acabaron rápidamente.

Las autoridades de Nueva York prevén que el concierto sea masivo, por lo que han decidido incrementar el servicio de las líneas de metro que llegan hasta el estadio, localizado en el barrio neoyorquino de El Bronx, en las horas posteriores a la finalización del evento.