El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) al que se acogerán unos 6.500 trabajadores de Telefónica entre 2011 y 2013 supondrá para la compañía un coste de 2.700 millones de euros (unos 3.800 millones de dólares), informó hoy la multinacional española.

El ERE, acordado entre los sindicatos y la dirección de la empresa, tendrá un coste medio de unos 415.000 euros por empleado y se recogerá en su totalidad como un mayor gasto de personal no recurrente en el ejercicio en curso.

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el regulador bursátil español, Telefónica explicó hoy que los resultados de la compañía en los próximos ejercicios se verán favorecidos por la mayor eficiencia en los costes de personal.

El impacto de estas medidas en la generación de caja de Telefónica será positivo desde el primer año y permite a la compañía cumplir todos sus compromisos de remuneración al accionista.

Por otra parte, Telefónica compensará con 350 millones de euros al Estado el gasto en prestaciones por desempleo que supondrá su ERE, autorizado por la dirección general de Trabajo.

El Ministerio de Trabajo e Inmigración comunicó este jueves que ha homologado el acuerdo alcanzado entre Telefónica y los representantes de los trabajadores para la extinción de los contratos de empleo para un máximo de 6.500 personas entre 2011 y 2013.

Se trata del primer ERE de una empresa con beneficios que no va a ocasionar costes al sistema de protección por desempleo en España.