A falta de escasas horas para conocer el resultado de las pruebas de resistencia en entidades financieras de toda Europa, la presión sobre la deuda soberana de Portugal subía en la mayoría de los plazos, e incluso a cinco años batía un nuevo máximo histórico.

Las pruebas a las que se ha sometido a un total de 91 entidades europeas han generado incertidumbre en los mercados, lo que ha repercutido en un incremento generalizado de los intereses que penalizan la deuda de los países periféricos, entre ellos Portugal.

En el país luso se mantiene la confianza en que las cuatro entidades que pasaron por estas pruebas -el Banco Espirito Santo, el Banco Comercial Portugués, el Banco Portugués de Inversiones y la estatal Caixa Geral de Depósitos- aprueben los exámenes, e incluso medios portugueses ya han publicado que todos superaron las pruebas.

Mientras tanto, los títulos lusos a cinco años batían un nuevo récord en el mercado secundario -donde se compra y vende la deuda adquirida en las emisiones públicas- al cotizar a un interés del 17,59 por ciento, nueve veces más alto que la penalización de las obligaciones alemanas a este mismo plazo.

A diez años, el interés se situaba en el 12,78 %, por encima de la rentabilidad exigida ayer por los inversores, lo que dejaba la prima de riesgo -es decir, la diferencia respecto a los títulos germanos- otra vez por encima de los mil puntos básicos.

Las obligaciones lusas a dos años, por su parte, cotizaban hoy al 17,81 %, 14 puntos base más que ayer.

Otro indicador de la desconfianza de los inversores fue el aumento de los llamados seguros de impagos de deuda (credit default swap o CDS), hasta 1.116 puntos, muy cerca del máximo histórico alcanzado el pasado día 11, cuando se situaron en 1.136 puntos.

En la Bolsa de Lisboa, las dudas sobre las entidades financieras lusas no se percibían a las 12.15 horas GMT, y los tres bancos examinados que cotizan en el PSI-20 cotizaban en verde.

La decisión de colocar en vigilancia la deuda estadounidense por parte de varias agencias de calificación de riesgo es otro de los motivos de la inestabilidad en los mercados de hoy, pendientes de las negociaciones que se llevan a cabo en el Congreso norteamericano para aumentar su límite de endeudamiento.