El índice de precios de consumo (IPC) de Estados Unidos bajó un 0,2 % en junio pero si se excluyen los precios de alimentos y energía la inflación subyacente fue del 0,3 %, informó hoy el Departamento de Trabajo.

El costo de vida en Estados unidos ha bajado por primera vez en un año debido, principalmente, a una reducción del 4,4 % en los precios de la energía en junio.

El IPC interanual ha subido un 3,6 % en los doce meses hasta junio, y la inflación subyacente ha sido del 1,6 % en ese período.

El informe del IPC en junio estuvo de acuerdo con las expectativas de los analistas y el alivio en los precios de los combustibles mitigó una de las "presiones temporales" que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, veía como un perjuicio para el gasto de los consumidores.