España minimizó el viernes el hecho de que cinco bancos españoles no aprobaran las pruebas de liquidez de la Unión Europea, y lo atribuyó a que el bloque ignoró en su criterio las provisiones de un colchón financiero al que las instituciones del país pueden recurrir en tiempos difíciles.

Los resultados muestran que ningún banco español necesita aumentar sus capitales, dijo el gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez.

"Me niego a admitir que tengamos cinco entidades suspensas", afirmó el gobernador.

Los cuatro bancos de ahorro y un banco comercial tradicional no pasaron la prueba debido a que la Autoridad Europea Bancaria aplicó un criterio único a todos los bancos, el cual ignora la existencia de ciertos colchones financieros en España, consideró el funcionario.

La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salado, emitió una evaluación similar y afirmó que la banca española había mostrado "resultados excelentes".

"La pregunta es: ¿Necesitan las entidades españolas más capital? Y la respuesta es no", agregó.

Fernández Ordóñez dijo que había solicitado a la Autoridad Europea Bancaria que considerara esas provisiones especiales de capital pero ésta decidió no hacerlo y optó por un criterio homogeneizado en la aplicación de las pruebas.

En conferencia de prensa, Fernández Ordóñez afirmó que en años recientes se había ordenado a los bancos españoles que apartaran una reserva de capital precisamente para que estuvieran en condiciones de afrontar una hipotética situación de crisis del tipo como el de las pruebas de solvencia.

Como tienen esos recursos, los bancos españoles pueden maniobrar en estas situaciones, apuntó.

El gobernador dijo que si se hubieran incluido las llamadas provisiones generales, los cinco bancos habrían pasado la prueba de la AEB. Agregó que los analistas habrán de considerar esta coyuntura.

España ha estado mucho más adelantada en asuntos de su banca que otras naciones y destacó que 25 instituciones crediticias del país, que representan al 95% del sector, participaron en las pruebas de liquidez, en comparación con cuatro bancos o incluso menos de otros países, agregó.

"La transparencia es a lo que ha jugado el banco de España", dijo el gobernador. "Si España hubiese querido aprobar sólo habría presentado a cuatro entidades, como han hecho otros" estados, apuntó.

El gobernador elogió las nuevas disposiciones que entraron en vigencia en marzo de este año en España y que obligaron a diversos bancos a incrementar sus reservas de capital y por ende su solvencia ante la amenaza de que serían sujetas de una nacionalización parcial.

___

Ciaran Giles y Harold Heckle contribuyeron a este despacho.