La Fundación Populorum Progressio se pronunciará sobre 216 proyectos por un importe total de casi tres millones de dólares en favor de países de América Latina y el Caribe, anunció el viernes el Vaticano.

La reunión anual de la fundación se celebrará en Brasil del 19 al 22 de julio con el fin de pronunciarse sobre estas iniciativas provenientes de 19 países.

En el encuentro que se efectuará en el monasterio de la Transfiguración de Castanhal, a poca distancia de la ciudad de Belém do Pará, se estudiará y considerará la financiación de los proyectos presentados en favor de las poblaciones indígenas, mestizas y afroamericanas.

Como ha sucedido todos los años, las naciones más "activas" en la presentación de los mismos han sido Colombia (50), Brasil (43), Perú (23), Ecuador (18) y El Salvador (13), países en las que las poblaciones sostenidas por la fundación son más numerosas, expresó un comunicado de la Santa Sede.

Otras naciones que también han presentado proyectos son Haití (12), Guatemala (10), Argentina (8), Bolivia (8), Paraguay (6), Chile (5), Cuba (5), Costa Rica (3), México (3), Venezuela (3), Nicaragua (2), República Dominicana (2), Honduras (1) y Uruguay (1).

"Se espera que otros países, en los que viven comunidades indígenas en situaciones de grave dificultad, en las grandes periferias de las metrópolis, así como en otros lugares abandonados y lejanos, presenten proyectos en el futuro", agrega el texto.

Las iniciativas servirán para responder a las necesidades en varios sectores como el de la producción, infraestructuras comunitarias, educación, sanidad y construcción.

El Pontificio Consejo Cor Unum se hace cargo desde su fundación, en el año 1992, del Consejo de Administración de la Fundación Populorum Progressio que se reúne cada año.

El Consejo de Administración de la fundación celebra tradicionalmente las reuniones en un país latinoamericano con el fin de conocer mejor la realidad y dar a conocer las actividades de la misma en las Iglesias particulares. Este año celebrará su primera reunión con el nuevo presidente de la fundación, el cardenal Robert Sarah.

Como esta vez se realizará en Brasil, se dedicará una atención especial a la situación de los indígenas, numerosos en el país, así como a las poblaciones que se encuentran en condiciones de mayor pobreza.

Los miembros del Consejo son el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo de Guadalajara, México, y presidente del Consejo; monseñor Edmundo Luis Flavio Abastoflor Montero, arzobispo de La Paz, Bolivia y monseñor Alberto Taveira Corrêa, arzobispo de Belém do Pará, Brasil, entre otros.

Para poder operar, la fundación recibe fondos principalmente del Comité de ayuda en favor del Tercer Mundo de la Conferencia Episcopal Italiana.