El oro encadenó hoy su cuarto récord histórico consecutivo al cerrar en los 1.590,1 dólares la onza en la Bolsa Mercantil de Nueva York, impulsado por la incertidumbre acerca de si el Congreso de EE.UU. acordará elevar el límite de endeudamiento del país para evitar la suspensión de pagos.

Los contratos de oro más negociados esta quinta y última jornada de la semana, los de vencimiento en agosto, sumaron 80 centavos por onza al precio del jueves, cuando ya habían cerrado a un máximo histórico al terminar en los 1.589,3 dólares la onza.

Así, ese metal precioso, que encadena ya nueve jornadas consecutivas de avances, ha acumulado un avance del 3,1 % durante esta semana.

El oro encadena además cuatro días seguidos de récords históricos, ya que desde el martes ha estado cerrando a los mayores precios nominales a los que jamás había terminado en este mercado.

En la sesión de hoy, en la que se llegaron a cerrar contrataciones por 1.593,4 dólares la onza, el metal precioso se vio impulsado gracias a su posición como valor refugio, un día en el que el presidente de EE.UU., Barack Obama, dio un ultimátum al Congreso para que le presente un plan "serio" entre las próximas "24 y 36 horas" para la reducción del déficit y que permita elevar el tope de la deuda.

El miedo que levanta entre los inversores la posibilidad de que la mayor potencia mundial entre en suspensión de pagos motivó un día más la búsqueda de lugares seguros donde depositar sus fondos, como el oro, considerado una inversión refugio.

Por otro lado, y a pesar de la creciente preocupación por la crisis de deuda en la zona euro, en Londres el precio de la onza de oro cerró hoy a 1.587 dólares, un 0,22 % menos que la víspera, cuando el precio se fijó en 1.590,5 dólares, un récord histórico.