Al menos ocho personas murieron intoxicadas por beber un licor al parecer adulterado y otras 11 debieron ser hospitalizadas, informaron el viernes las autoridades.

El hecho ocurrió en la localidad de Urdaneta, unos 185 kilómetros al suroeste de la capital.

El subdirector de salud de la región, Camilo Salinas, informó a periodistas que los exámenes realizados a los fallecidos revelaron que hubo ingesta excesiva de un licor derivado de la destilación de la caña de azúcar.

La bebida alcohólica, conocida popularmente como "punta", al parecer estaba adulterada por alguna sustancia, no determinada de inmediato .

El inspector de salud provincial, José Sañay, dijo que algunos de los afectados presentaron ceguera.

En un comunicado, la policía confirmó que cuatro personas murieron entre el lunes y el miércoles, y las restantes cuatro perecieron el jueves y viernes, luego de beber del mismo licor, que habría sido vendido por gente que se movilizaba en un vehículo, que es buscado por la policía guiada por testimonios de los lugareños.