El norirlandés Darren Clarke disparó su segunda ronda consecutiva de 68 golpes, dos bajo par, y marcha ahora en la cima del Abierto Británico de Golf, empatado con el estadounidense Lucas Glover, mientras el benjamín del torneo, Rory McIlroy, logró colocarse el viernes entre los mejores de la jornada.

En un día soleado en que los veteranos brillaron, el tenaz norirlandés McIlroy — de 22 años y ganador del Abierto de Estados Unidos el mes pasado — firmó una tarjeta de 69, uno bajo par, para un total de 140, a cuatro golpes de los líderes en el campo Royal St. George's, donde sólo siete golpes estarán separando a los competidores en lo que parece ser un intenso — y posiblemente lluvioso — fin de semana.

Clarke, de 42 años y una vez el rostro del golf en Irlanda del Norte, había pasado casi al olvido cuando primero Graeme McDowell y seguidamente McIlroy se llevaron títulos en torneos mayores. Quizás ha llegado la hora de que el "viejo" se lleve su cetro.

"Significaría muchísimo", dijo Clarke. "Pero obviamente se trata solamente de dos rondas. Aún queda mucho por delante".

Clarke hizo un eagle de 27 metros en el séptimo hoyo y cerró el recorrido con un birdie en el difícil hoyo 18, y anda igualado con Glover en 136, cuatro bajo par.

Glover, campeón del Abierto de Estados Unidos en el 2009, siguió su ronda inicial de 66 golpes con una de 70 el viernes, en un día soleado en el campo inglés.

"No acerté tantos putts como ayer", dijo Glover. "Pero estoy feliz de haber terminado en par".

Estados Unidos se ha ido cinco mayores consecutivos sin un título — su mayor sequía en la era moderna de los Grand Slam. Glover pudiera estar en contienda también para romper otra racha.

"Me dicen que nadie ha ganado un campeonato de Open con barba desde los 1890", dijo.

También en la disputa del otro lado del Atlántico estaban Chad Campbell, quien disparó 68 y andaba uno detrás, en 137; los veteranos Davis Love III (68) y Tom Lehman (67), ambos en 138; y Phil Mickelson, que llegó a Inglaterra tratando de olvidar su historial en el torneo.

Mickelson solamente ha finalizado entre los 10 primeros en una de sus 17 comparecencias. Pese a perderse varios putts en sus dos primeros días, el viernes disparó 69, para quedar con 139.

McIlroy no se va a pasear hacia el título, como lo hizo el mes pasado en el Abierto de Estados Unidos.

Los cuatro campeones actuales de los torneos mayores seguían hacia el fin de semana, pero no así el número 1 del mundo — el inglés Luke Donald cerró con cuatro bogeys consecutivos, para una ronda de 75.

El campeón del PGA Martin Kaymer (67) estaba en 137, con el ganador del Masters Charl Schwartzel (68) un golpe detrás. El campeón defensor del Abierto Británico Louis Oosthuizen (70), también cerró a salvo, en 142.

También en 137 estaba el español Miguel Angel Jiménez. Con un golpe más terminó el también español Pablo Larrazábal (70) mientras su compatriota Sergio García (70) apareció más abajo en par.

En cambio, el colombiano Camilo Villegas y el argentino Angel Cabrera no pasaron el corte, como tampoco lo hicieron los españoles Alejandro Canízares y Alvaro Quirós.

El pronóstico del tiempo para el fin de semana era mucho peor, con fuertes vientos y lluvias.