El béisbol cubano atraviesa un momento difícil, pero goza de buena salud y trabaja para enfrentar el Clásico Mundial de 2013, dijo el manager de la selección de la isla, Alfonso Urquiola.

"Este es un momento difícil en el que el béisbol cubano ha tenido resultados intermitentes, pero disponemos de una gran cantera de talentos, tenemos que revisar lo que hacemos, ser muy rigurosos, trabajar con los jóvenes con proyección de futuro preparando el Clásico Mundial de 2013, que será la prueba de fuego y demostraremos que goza de buena salud", expresó Urquiola.

El manager de 57 años ganó la Liga Cubana de 2011 con Pinar del Río, y fue designado manager de Cuba para el Mundial de Panamá, en septiembre, y los Juegos Panamericanos en octubre en Guadalajara.

Urquiola habló con un grupo de periodistas el jueves por la tarde.

"Nuestros peloteros tienen que ganar velocidad, deben correr y presionar más para fabricar carreras, no depender tanto del batazo. Hay que trabajar, buscar más ofensiva, adaptarnos a otro béisbol, la calidad de los rivales subió mucho últimamente, ya no hay contrarios fáciles ni torneos flojos", comentó el experimentado dirigente.

Urquiola dirigió la novena cubana en 1999, cuando jugó con los Orioles de Baltimore y perdió en La Habana y ganó en Baltimore. También estuvo al mando del plantel en los Juegos Panamericanos de Winnipeg.

Otrora segunda base, Urquiola pidió un voto de confianza para el estelar Yulieski Gourriel, "el pelotero cubano más completo".

"Las cuatro letras (Cuba) pesan mucho en torneos internacionales, hay que ayudar a Yulieski, a otros establecidos como Frederich Cepeda, y darle una oportunidad a los más jóvenes", señaló.

Cuba busca reverdecer laureles en béisbol, ya que no gana un título importante desde el mundial de 2005.