El gobierno chileno obtuvo el viernes 564 millones de dólares por la venta de la participación estatal en dos empresas privadas de agua y alcantarillado.

En junio el gobierno había obtenido otros 984 millones de dólares por la venta de 30% de su participación en la empresa Aguas Andinas, controlada por una sociedad española, que suministra el agua potable y alcantarillado a esta capital.

Esta vez el gobierno puso a la venta en la bolsa de comercio el 24,23% de las acciones de la empresa Esval, que abastece al vecino puerto de Valparaíso, y el 38,44% de la propiedad estatal en Essbio, que entrega los servicios sanitarios a la sureña ciudad de Concepción.

Los 564 millones de dólares conseguidos por ambas licitaciones superaron la estimación de 550 millones de dólares que el gobierno esperaba obtener.

Según se informó, el comprador del paquete accionario fue el fondo canadiense Ontario Teacher's Pension Plan, que controla actualmente ambas empresas.

El gobierno se propone destinar los 1.548 millones de dólares recaudados en las tres licitaciones a diversos fines, entre ellos la capitalización de empresas estatales y el financiamiento de otras inversiones.

Con estas licitaciones el Estado mantiene sólo 5% de la propiedad de las tres empresas de agua potable y alcantarillado. Sólo queda por licitar la participación del Estado en la empresa Essel, de la vecina región de O'Higgins.

La oposición ha criticado la decisión del gobierno de desprenderse de activos en empresas ya privatizadas, que eran rentables.

Como parte de la política privatizadora del actual gobierno derechista, la estatal Empresa Nacional del Petróleo, Enap, decidió vender su participación en una empresa eléctrica y en dos geotérmicas.