Brasil admitió el viernes que persisten las trabas al comercio con Argentina, más de un mes después de que las autoridades de ambos países acordaran agilizar la entrada de productos de un país en el otro.

La oficina de prensa del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior señaló que las trabas persisten porque los países mantienen la exigencia de licencias no automáticas para la entrada de determinados productos.

"La única forma de levantar retenciones de productos (en las aduanas) es que se eliminen las licencias no automáticas", comentó una fuente del ministerio brasileño que pidió no ser identificado por política de la institución.

Respondió así a versiones de la prensa de que ha habido una acumulación de vehículos argentinos que aguardan el aval para ingresar al país vecino.

Brasil impuso en mayo una restricción a la entrada de vehículos procedentes del exterior, al eliminar la concesión automática de licencias para su importación.

Aunque la medida afecta a todos los países que exportan vehículos a Brasil, la disposición golpeó especialmente a Argentina, en vista de que 39% de sus ventas a Brasil son de automóviles.

La restricción a la entrada de carros fue adoptada en momentos en que Brasil reclamaba que al menos 200 productos brasileños enfrentaban dificultades para ingresar a Argentina por la exigencia de licencias no automáticas, que permiten al país comprador tomar hasta 60 días para liberar el ingreso del producto.

Los ministros encargados de comercio exterior, Débora Giorgi de Argentina y Fernando Pimentel de Brasil, acordaron a inicios de junio agilizar los trámites para la concesión de las licencias de importación, sin llegar a restablecer la autorización automática.

Pimentel, citado el viernes por el diario O Estado de S. Paulo, dijo que ese acuerdo es un "pacto de convivencia" entre los dos mayores socios del Mercosur, la unión aduanera que agrupa también a Paraguay y Uruguay.

Sin embargo, el ministro negó que haya una acumulación extraordinaria de carros en las aduanas argentinas. La declaración fue confirmada por la oficina de prensa del Ministerio.

Argentina y Brasil intercambiaron cerca de 33.000 millones de dólares en 2010 con un saldo de 4.000 millones de dólares favorable a Brasil.