Menos personas solicitaron la semana pasada apoyo gubernamental por desempleo, un síntoma esperanzador en una economía que no acaba de crear firmemente nuevos puestos laborales.

Las solicitudes semanales bajaron en 22.000 a 405.000, el nivel más bajo en casi tres meses, indicó el jueves el Departamento del Trabajo. Según el gobierno, a esa cifra se sumaron 11.500 empleados estatales de Minnesota, los cuales quedaron sin trabajo al no ser aprobado el nuevo presupuesto.

Empero, incluso con la merma de solicitudes de la semana pasada, los pedidos de apoyo han superado la marca de 400.000 por 14ta semana consecutiva, prueba de que el mercado laboral se ha debilitado desde principios de año.

Las solicitudes disminuyeron en febrero a 375.000, un nivel que indica el comienzo de una sana recuperación del mercado laboral. Durante dos meses se mantuvieron por debajo de los 400.000, para saltar en abril a su nivel más elevado en ocho meses, 478.000, aunque desde entonces han disminuido un tanto.