La fiscalía de un distrito de Nueva York presentará pruebas en los próximos días contra el ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo para insistir en su extradición a Estados Unidos tras haberlo acusado de lavado de dinero.

Los fiscales de la procuraduría general del distrito sur de Nueva York tienen hasta el 25 de julio para presentar los documentos acusando al ex mandatario. Responden así a una moción presentada por los abogados de Portillo en la que éstos piden pruebas para justificar la legalidad de la detención del ex presidente en Guatemala.

"Seguimos insistiendo en nuestra solicitud de extradición y planeamos presentar una respuesta en la corte pidiendo que la petición habeas corpus (de los abogados) sea rechazada", dijo el jueves Ellen Davis, portavoz de la oficina del procurador general del distrito sur de Nueva York.

Portillo fue acusado en diciembre del 2009 de lavado de dinero en Estados Unidos. Según documentos de la corte, Portillo está acusado de malversación de millones de dólares del gobierno de Guatemala a través de cuentas bancarias ubicadas en Estados Unidos y Europa.

El ex mandatario se apropió del dinero de tres formas distintas, según la acusación formal presentada en enero del 2010.

Primero, Portillo está acusado de malversar aproximadamente 2,5 millones de dólares en el 2000 y el 2002 que habían sido ofrecidos por la embajada de Taiwan en Guatemala. Parte del dinero había sido dispuesto en un principio para financiar un programa de educación guatemalteco llamado "Bibliotecas para la paz".

La fiscalía también acusa a Portillo de desfalco de aproximadamente 30 millones de quetzales (aproximadamente 3,9 millones de dólares) que pertenecían al Ministerio de Defensa guatemalteco. El delito supuestamente se cometió en el 2001.

La tercera acusación es que Portillo malversó fondos de las reservas del banco Crédito Hipotecario Nacional entre el 2000 y el 2003, según los documentos de la corte.

El caso ha avanzado lentamente en Estados Unidos porque tanto la defensa como los fiscales han presentado varias mociones.

Portillo fue absuelto en mayo, en Guatemala, de una acusación de peculado en la que figuraba como imputado junto a sus ex ministros de Defensa y Finanzas. Por el mismo caso tiene pendiente la solicitud de extradición de Estados Unidos.

También en mayo se anunció que el ex presidente competirá como candidato a un escaño del Congreso. Los candidatos a cargos de elección popular adquieren inmunidad al ser inscritos, la cual se extendería en caso de resultar electo, según las leyes guatemaltecas. En ambos casos, una eventual extradición requeriría de trámites adicionales para despojarlo de ese beneficio.

El abogado de Portillo en Estados Unidos, Glenn Mactaggart, confirmó que su equipo presentó una moción el 20 de mayo pidiendo a la corte que ordene a la fiscalía que presente pruebas explicando la legalidad de la detención de Portillo, en Guatemala, desde enero del 2010.

El juez Robert Patterson ordenó el 8 de julio que la fiscalía responsa a la petición de los abogados.

"La solicitud de extradición es ilegal. La fiscalía debería revocar la extradición", dijo Mactaggart a la AP por teléfono desde San Antonio, Texas.

El abogado dijo que Guatemala y Estados Unidos mantienen un tratado de extradición que tiene 70 años de antigüedad. En el documento, los cargos de lavado de dinero no están listados como motivo de extradición entre ambos países, aseguró.

La fiscalía ha argumentado que una convención de Naciones Unidas contra la corrupción incluye el lavado de dinero como acusación extraditable. Sin embargo, el Departamento de Estado estadounidense ha excluido esa convención como base legal para extradición, según el defensor.

Si Portillo es extraditado para que enfrente los cargos de lavado de dinero, podría enfrentar hasta 20 años de cárcel y una fuerte multa, dijo la fiscalía.

__

Claudia Torrens está en Twitter en @ClaudiaTorrens

__

La periodista de The Associated Press Sonia Pérez contribuyó con esta información desde Guatemala.