Patrick Vieira, volante de la selección francesa que se consagró campeona del mundo en 1998, anunció el jueves su retiro del fútbol y dijo que se dedicará a trabajar en la formación de jugadores con el Manchester City.

Vieira cuelga los botines a los 35 años tras una trayectoria en la que ganó la Eurocopa del 2000, además de tres títulos de la Liga Premier inglesa y cuatro coronas en la Serie A italiana.

El City quiere que se encargue de formar futbolistas de clase mundial. El equipo inglés, de momento, recurre a los petrodólares para fichar estrellas, pero debe ajustarse a la nueva normativa financiera de la UEFA.

"Tengo que aprender mucho sobre las facetas ajenas al campo de juego, pero hay mucha gente a mi alrededor que sabe bastante", dijo Vieira. "Estoy seguro que podré hacer un aporte significativo al éxito del club".

El ex de Milan, Arsenal, Juventus e Inter fue el primer fichaje de Roberto Mancini cuando asumió como entrenador del City.

Vieira llegó en enero de 2010 y ayudó en la conquista de la Copa FA y la inédita clasificación a la Liga de Campeones.

"Su experiencia en el mundo del fútbol no tiene comparación y será valioso para nuestro club, ya que los veteranos y jóvenes se beneficiarán de su conocimiento", dijo el director ejecutivo del City, Brian Marwood. "Su aporte al fútbol mundial como jugador fue extraordinario y será recordado como uno de los mejores de la Liga Premier".

Nacido en Senegal, Vieira hizo el doblete con la Francia que conquistó el Mundial de 1998 y la Eurocopa dos años después. Fue parte de una generación dorada del fútbol galo junto a Zinedine Zidane, Thierry Henry, Djorkaeff y Lilian Thuram, entre otros.

Inició su carrera en el Milan y luego estuvo nueve año con el Arsenal, donde fue pieza inamovible en el mediocampo. Estuvo cinco año en Italia desde 2005 hasta que Mancini, su ex técnico en el Inter, le convenció para que jugara con el City.