Tras varios meses de inactividad, el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) reapareció en escena al atribuirse un ataque a una estancia en el norte del país.

El comisario Oscar Ferreira, jefe policial de Concepción --440 kilómetros al norte de Asunción--, dijo el jueves a radio Monumental que el miércoles en horas de la tarde supuestos miembros del EPP ingresaron a una estancia en ese departamento y obligaron al operario de una topadora que realizaba trabajos de limpieza a recoger leña y colocarla alrededor de la máquina para luego incendiarla.

Dos hombres y una mujer vestidos con uniformes militares y portando armas dejaron en el lugar una nota atribuyendo el ataque al EPP. Ferreira explicó que en la nota escrita a mano colgada de un árbol se leía: "No más destrucción de la naturaleza, quienes continúan la perversa práctica serán castigados con más severidad. Viva el EPP. Viva la lucha armada".

El fiscal a cargo del caso, Federico Delfino, dijo a la radio 780 AM que le llama la atención que el grupo haya reaparecido en momentos en que la atención pública está puesta en otros temas, como los conflictos en el este del país por invasiones de tierras y la participación de Paraguay en la Copa América de fútbol.

"El grupo criminal espera... el momento cuando la ciudadanía está prestando atención a otras cosas y allí hacen su golpe", dijo Delfino.

El ataque se produjo en el mismo horario en que se disputaba el partido entre Paraguay y Venezuela por la Copa América.

Unos 100 policías realizan controles en las rutas cercanas a la estancia y rastrillajes en los alrededores en búsqueda de los sospechosos.

El establecimiento atacado es contiguo a la estancia de Fidel Zavala, quien había sido secuestrado en octubre de 2009 por el EPP y por cuyo rescate sus familiares pagaron 550.000 dólares.

El último ataque del EPP fue en enero, cuando el grupo se responsabilizó por la colocación de bombas en el canal 9 de televisión de Asunción y en un local policial del pueblo Horqueta, también en el departamento de Concepción, que hirió a cuatro policías.