El gobierno de Turquía ordenó otros cinco arrestos en una investigación creciente sobre arreglo de partidos, lo que elevó el número de sospechosos enviados a la cárcel a más de 30 y ha involucrado al equipo Besiktas.

El vicepresidente de Besiktas, Serdar Adali, y el técnico Tayfur Havutcu enfrentaron acusaciones la noche del miércoles. Dos jugadores del equipo Buyuksehir Belediyespor de Estambul también fueron detenidos.

Los fiscales han presentado cargos contra decenas de sospechosos, entre ellos el presidente del campeón de la liga turca, Fenerbhce, en torno a alegatos de corrupción en 19 partidos.

Besiktas terminó quinto en la liga turca la temporada pasada y también ganó la Copa Turca.