En un inesperado giro, el magistrado que preside el juicio por perjurio de Roger Clemens decidió el jueves anular el proceso debido a que los fiscales le mostraron al jurado pruebas que no había autorizado.

El juez federal Reggie Walton señaló que los fiscales había cometido un grave error. Indicó que el retirado astro del béisbol no tenía garantías de un juicio imparcial, luego que la fiscales desobedecieron sus instrucciones y le mostraron al jurado evidencias en el segundo día de testimonio.

Walton fijó una audiencia para el 2 de septiembre a din de determinar si es realizado un nuevo juicio. Indicó a los jurados que sentía haberles hecho perder el tiempo y haber gastado tanto dinero del contribuyente para, al final, anular el proceso.

"Hay normas por las que nos regimos y esas normas tienen como fin asegurar que ambas partes reciben un juicio justo", dijo Walton a los miembros del jurado, y agregó que dichas normas tienen una importancia crítica cuando está en juego la libertad de una persona.

El magistrado dijo que debido a que la fiscalía violó sus normas, "la posibilidad de que el señor Clemens reciba con este jurado un juicio justo sería muy difícil si no imposible".

La fiscalía sugirió que el problema podría ser corregido indicando al jurado que no haga caso a las pruebas, pero Walton se mostró escéptico. Indicó que nunca sabría el impacto que las pruebas tendrían durante las deliberaciones del jurado "cuando está en juego la libertad de un hombre".

"No puedo comprender cómo se anula el tañido de la campana" una vez que haya sonado, insistió el juez.

El abogado defensor Rusty Hardin le tocó la espalda a Clemens, con rostro serio, cuando el juez anunció su decisión.

Clemens no habló con la prensa al salir del tribunal e hizo una llamada telefónica en una esquina del pasillo. Clemens y sus abogados deben acatar una orden de no formula declaraciones.

Al salir, Clemens abrazó a empleados de la corte, estrechó la mano a varios guardias de seguridad y firmó autógrafos y pelotas de béisbol a aficionados.

"No diré nada", dijo Clemens, irritado por el enjambre de periodistas. Ingresó a un restaurante cercano para escapar de la prensa.

Walton interrumpió el video que mostraba la fiscalía sobre la declaración prestada por Clemens en el 2008 ante el Congreso e hizo que abandonara la sala el jurado.

Una de las pruebas de mayor peso contra Clemens es la declaración de su ex compañero de equipo y amigo íntimo Andy Pettitte, según el cual Clemens le dijo en 1999 o en el 2000 que usó hormonas de crecimiento. Clemens ha indicado que Pettitte le escuchó mal. Pettitte declaró además que contó a su esposa, Laura, la conversación el mismo día que tuvo lugar.

Los fiscalía queso llamar a declarar a Laura Pettitte como testigo para que respaldara la versión de su esposo, pero Walton sostuvo no que lo creía pertinente ya que la mujer no habló directamente con Clemens.

Clemens fue acusado de mentir al Congreso sobre el uso de estimulantes, pero el ex lanzador insiste que nunca usó drogas durante una carrera de 24 temporadas en la que estableció varios récords en las Grandes Ligas.

___

Nedra Pickler está en Twitter: http://twitter.com/nedrapickler