Un reo en una prisión estatal de Montana demandó a los más altos funcionarios de correccionales, alegando que no lo dejan tener comunicación epistolar con su familia, ni amigos, a menos que las cartas estén escritas en inglés.

William Díaz Wassmer, de 26 años y oriundo de Guatemala, dijo que las políticas de la prisión violan sus derechos constitucionales de libre expresión y protección igualitaria.

La oficina de Montana de la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles, o ACLU, por sus siglas en inglés, interpuso una demanda en su nombre el 30 de junio, pidiendo a un juez en Helena que prohíba a los funcionarios penitenciarios que retengan su correspondencia.

"Los reos no pierden sus derechos constitucionales cuando cruzan el portón de la prisión", decía la demanda, que representa sólo un lado del argumento legal.

Las políticas del Departamento Penitenciario de Montana permiten a los funcionarios en las prisiones leer cualquier correspondencia que no sea una carta privilegiada de parte o hacia un juez, funcionarios judiciales o el abogado del reo. Las políticas dicen que cualquier correspondencia no privilegiada será confiscada si está en "código o lengua extranjera que el lector no entienda".

La abogada en jefe del Departamento Penitenciario Diana Koch declinó hablar sobre las políticas o la demanda cuando fue contactada el miércoles.

Díaz Wassmer fue condenado en 2007 por el asesinato y robo a una mujer en Livingston y después haber incendiado su casa para encubrir sus crímenes. Fue sentenciado a 160 años en la prisión de Deer Lodge.

Díaz Wassmer habla inglés perfectamente, ya que llegó a Estados Unidos en 1985 cuando era un niño, pero alega en la demanda que sus padres y otros parientes tiene una capacidad limitada para leer y escribir en inglés.