Una serie de jeringas y algodones usados para presuntamente inyectar al ex lanzador Roger Clemens dieron positivo al ADN del ex jugador y a esteroides anabólicos.

De acuerdo con los fiscales en el caso de Clemens, el examen realizado a jeringas y algodones que el ex entrenador del lanzador dijo haber usado para inyectar al pelotero dieron positivo.

El informe lo dio a conocer el fiscal adjunto Steven Durham durante los argumentos iniciales en el juicio a Clemens, acusado de mentir al Congreso sobre su presunto uso de sustancias que le ayudaron a mejorar su rendimiento.

Mientras que la parte defensora acusó al ex entrenador Brian McNamee de manipular las evidencias con el objetivo de chantajear al ex beisbolista para que siguiera contando con sus servicios.

En su testimonio Clemens había asegurado que McNamee sólo le inyectó Lidocaína para disminuir las molestias en las articulaciones, y vitamina B-12, pero el fiscal informó que ninguna de esas dos sustancias fueron encontradas en las agujas o el algodón que el entrenador usó para inyectar al serpentinero.

Durham incluso afirmó que aproximadamente 45 testigos, incluidos ex compañeros del ex pelotero, avalarán la versión de que Clemens usó esteroides anabólicos y hormona del crecimiento humano. Clemens lo negó bajo juramento.

De acuerdo con Durham, Andy Pettitte, Chuck Knoblauch y Mike Stanton atestiguarán que sí usaron estimulantes para recuperarse de lesiones y debido al continuo desgaste físico durante la temporadas de las Grandes Ligas.

Mientras que el abogado de Clemens, Rusty Hardin, dijo al jurado que el gobierno está "terriblemente equivocado" al acusar al ex pelotero de perjurio y obstrucción del Congreso.

En tanto que Clemens sigue afirmando que nunca usó drogas durante una carrera que tuvo una duración de 24 temporadas.