Exxon Mobil Corp. planea utilizar camiones de vacío para aspirar cualquier residuo de petróleo de la fuga del oleoducto cerca de Laurel que derramó más de 42.000 galones de crudo al río Yellowstone.

Geoff Craft, el encargado del incidente por parte de la compañía, dijo el miércoles que el uso de los camiones de vacío debería evitar que el petróleo contamine el río.

El subdirector del Departamento de Calidad Ambiental de Montana, Tom Livers, afirmó que el trabajo podría empezar este fin de semana y se tomarán varios días terminarlo.

La causa de la falla del 1 de julio en el oleoducto sigue bajo investigación.

Cientos de trabajadores de limpieza continúan quitando el petróleo que se ha esparcido en los cauces por la corriente.

Una audiencia en el Congreso respecto al accidente está programada para el jueves en Washington.