Tan sólo factores externos podrían desestabilizar ahora la economía mexicana, la cual es próspera y no se verá afectada por las elecciones presidenciales de 2012, dijo el jueves el subgobernador del Banco Central de México.

Altos precios del petróleo, un posible debilitamiento de la actividad industrial estadounidense o una recuperación lenta en Japón tras su reciente desastre nuclear son algunos de los elementos que podrían agitar el estado de la economía mexicana, dijo Manuel Sánchez durante una conferencia con empresarios en Manhattan.

"Los principales riesgos continúan siendo externos porque México tiene la casa en orden", dijo Sánchez. "México tiene la fortuna de contar con una política fiscal sólida, muy responsable, que ayudó a superar la crisis de una manera espectacular y que pone a México en una clara ventaja respecto a países con problemas financieros. México ha aprendido las lecciones de pasado".

Se prevé que el nivel de crecimiento del país se mantenga este año entre el 4% y el 5%.

Sánchez, quien habló durante una conferencia organizada por la Cámara de Comercio México-Estados Unidos, predijo que el impacto de las elecciones el año que viene serán mínimos en el sector financiero.

"La economía ha mostrado bastante resistencia en los últimos años a los aspectos políticos", señaló. "Hay una situación de mayor madurez democrática y los eventos electorales no afectan a la trayectoria de la economía. Lo que se ha aprendido de las crisis pasadas se va a seguir aplicando en el futuro, independientemente de quien gane las elecciones", agregó.

Es más difícil predecir los efectos que tendrá en la economía la violencia relacionada con el narcotráfico, señaló el experto.

Sánchez dijo que no hay una estimación clara de cómo la violencia afecta el ciclo económico pero destacó que en los flujos generales de inversión no hay un claro "efecto disuasivo".

"Sí hay algunas ciudades en las que el turismo está siendo afectado", explicó. "Siempre es muy positivo el programa de (el presidente Felipe) Calderón de combatir la violencia, porque aunque estemos creciendo por arriba del 4% siempre podemos crecer más. Es un problema difícil pero no es imposible de vencer", sostuvo.

No hay cifras claras de cómo la batalla contra el narcotráfico ha perjudicado la economía mexicana, pero el gobierno ha llegado a señalar que ha afectado al 1,2% del producto interno bruto (PIB) del país.

Al menos 35.000 personas han sido asesinadas desde que Calderón comenzó una campaña contra el crimen organizado en 2006, de acuerdo con datos oficiales. Algunos grupos consideran que la cifra superaría los 40.000 muertos.

Sánchez dijo considerarse optimista respecto de la inflación del país, que se ha mantenido en un 3,9% en el último año y medio gracias a la política fiscal, señaló. El economista dijo que el objetivo de mantener la inflación en 3% puede lograrse en los próximos años.

"Estamos casi a ese nivel, casi ahí para declarar victoria", señaló.

El peso mexicano ha ganado cierto valor frente al dólar estadounidense, pero de forma menos vigorosa que otras monedas latinoamericanas, y eso se debe a la incertidumbre de la recuperación económica estadounidense, dijo Sánchez.

Hablando del país vecino, el economista dijo que los políticos estadounidenses deberían ponerse de acuerdo pronto para que el Congreso eleve el límite legal de endeudamiento del gobierno.

Sánchez dijo que pese a que una falta de acuerdo tendría consecuencias muy negativas para la economía mundial, no prevé que Estados Unidos entre en cesación de pagos.

"No quiero pensar siquiera en esa remota situación", indicó.

__________________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens